C/Loreto y Chicote 2.
28004 – Madrid
info@coolinquieto.com
Tfno. (+34) 915 46 61 62

¡Rompe tu aislamiento! Sal de casa para trabajar

qode interactive strata

20 Oct ¡Rompe tu aislamiento! Sal de casa para trabajar

¿Desde que trabajas por cuenta propia no sales de casa las 24 horas del día? Tranquilo, lo entendemos, nos ha pasado a todos. Trabajar desde casa puede parecer a priori una gran idea, pero a la larga, haznos caso, acaba resultando tedioso. Todo el día en pijama y visitando la nevera, no parece el mejor de los planes para que tu negocio crezca.

No podemos dejar pasar la oportunidad en este blog para animarte a salir de casa y trabajar en un coworking o una oficina compartida. ¿Por qué? Bueno, las ventajas pueden ser múltiples y variadas, así que vamos a ello.

  1. Networking:

Está más que dicho, compartir con otros profesionales oficina aumenta tus posibilidades de negocio. Crear contactos nuevos, desarrollar una amplia cartera de clientes, compartir y ampliar tus experiencias, son sin duda, una de las ventajas de instalarte en un coworking, y además te puede abrir muchas puertas nuevas.

 

  1. Productividad:

Haznos caso, si preguntáramos a varios coworkers como ha mejorado su productividad desde que se instalaron en un espacio compartido, todos, sin exagerar, te dirán que ha sido una de las mejores decisiones que tomaron. Trabajar en casa puede tener múltiples distracciones, la nevera, la televisión, el gato andando por el teclado. Trabajar en un espacio rodeado de gente trabajando como tú, mejora tu concentración y a la larga tu productividad.

 

  1. Mejora tu visibilidad:

Instalarte fuera de casa te da la oportunidad de darte a conocer más allá de la web. Además, a la hora de recibir clientes u organizar reuniones, estar en un espacio moderno y actual dará a tu empresa una imagen más potente y por tanto, mayor proyección.

 

  1. Disminuye tu gastos:

Compartir gastos es ahorrar, es un hecho. No tendrás que comprar material de oficina, ni tinta para la impresora. Gastarás menos en cafés o electricidad, lo que es todo un acierto. Además trabajar fuera de casa puede ayudarte a conseguir ciertas desgravaciones fiscales que no podrías conseguir trabajando en casa.

 

  1. Escapa de la rutina:

Compartir con otros trabajadores en tu misma situación es una ventaja a la hora de sociabilizar. Quedar para tomar un café, organizar una comida o salir a tomar algo después de una larga jornada laboral es una excelente manera de relajar la tensión del trabajo y convertir cada día en uno distinto al anterior.

 

  1. Tu casa, tu templo:

Deja tu casa para descansar. Compaginar trabajo y descanso en la misma estancia es algo difícil de llevar a cabo. Trabajando fuera de casa disfrutarás más cuando vuelvas a ella, después de haber trabajado durante horas.

 

¿Y tú? ¿Sigues queriendo trabajar en casa? ¿O te apuntas a la moda del coworking?

Ningún Comentario

Déjanos un comentario